Todos los ciudadanos tienen el derecho constitucional de votar. Debemos promulgar y hacer cumplir las leyes que hacen que sea más fácil, no más difícil, para que los ciudadanos puedan votar.

En su lugar, las legislaturas estatales dominadas por los republicanos (incluyendo Texas) siguen aprobando leyes que restringen y/o suprimen el voto de los votantes tradicionalmente demócratas con la esperanza de arrasar con futuras elecciones. Estas leyes han sido diseñadas para parecer como si no discriminaran: requerir una identificación válida con fotografía, negar el acceso a los traductores y hacer que el registro de votantes sea más difícil al cerrar oficinas en ciertos distritos del Departamento de Vehículos de Motor (DMV, por sus siglas en inglés). Pero sí discriminan, y nuestros tribunales han anulado estas leyes por considerarlas inconstitucionales porque discriminan intencionalmente a los votantes por motivos de raza o tienen el efecto de hacerlo.

El gerrymandering (término con el que se conoce al proceso de delimitación o manipulación de los distritos electorales de cada estado para favorecer la victoria de un partido determinado) partidista y racial tienen el mismo efecto discriminatorio. En la práctica, el gerrymandering viola la Cláusula de Protección Igualitaria de la Decimocuarta Enmienda, y obstaculiza nuestros derechos de asociación y de discurso de la Primera Enmienda. Aún así, domina nuestro sistema político, privando del derecho al voto de los votantes y silenciando sus voces.

Debemos luchar por un sistema mejor para determinar nuestra representación, eliminar las parcialidades partidistas y trabajar por un proceso de votación equitativo. Esto significa abogar por una restauración completa de la Ley de Derechos Electorales, desafiar las leyes discriminatorias de identificación de votantes, legalizar el registro del mismo día o implementar el registro automático universal, y expandir las opciones de votación anticipada y el voto por correo.

En el Congreso, me comprometo a proteger los derechos al voto, no a restringirlos.

Join Lizzie