La salud y seguridad de la mitad de la población ha estado bajo un ataque implacable. Las mujeres deben hacer oír sus voces en favor de sus necesidades.

El acceso a la salud reproductiva es esencial para la capacidad de todos los estadounidenses para controlar sus vidas. Es una cuestión de salud y bienestar. Es una cuestión económica. Es una cuestión de justicia. Y no es negociable.

Proteger el acceso de las mujeres a la atención médica segura y económica es una de mis prioridades principales. He sido defensora de este tema por más de 25 años. Cuando estaba en la preparatoria, me quedé frente a una clínica de Planned Parenthood de Houston en el calor de agosto para detener a los manifestantes que amenazaban con encadenarse a las puertas e impedir que las mujeres entraran a la clínica. Después de la universidad, co-fundé Planned Parenthood Young Leaders, para crear una nueva generación de simpatizantes de este importante proveedor de la comunidad.

Me mantendré firme contra Donald Trump, John Culberson y los republicanos en el Congreso que continúan atacando a Planned Parenthood. Trabajaré para proteger el Programa de Planificación Familiar, Título X y el acceso a servicios de salud reproductiva asequibles. Apoyaré las políticas para fomentar el acceso a la anticoncepción. Y siempre defenderé el derecho a elegir.

Join Lizzie